17 mayo 2018

Mecenazgo de Orn, el juego de rol

En apenas 48 horas finalizará el mecenazgo de Orn, el juego de rol, cuyo proyecto de financiación está ahora mismo en Verkami.

El juego está financiado ahora mismo al 92% y creo que no tendrá problemas para lograr el objetivo mínimo gracias al empujón habitual de los últimos días; necesita menos de 20 mecenas más que pillen la recompensa de libro + PDF, así que creo que es más que factible.

El libro está basado en los cómics de Orn creados por Quim Bou, de los que confieso que no he leído uno en toda mi vida, pero cuya estética me gusta. Sabía que existían, pero nunca he tenido la oportunidad de hacerme con uno, así que lo poco que sé sobre el mundo lo he averiguado estos días. Puedes descargar el primer volumen gratis con una app para móviles, pero desgraciadamente es solo para dispositivos de Apple. En cualquier caso, parece ser un mundo de fantasía medieval poblado por animales antropomorfos, donde los insectos han sustituido a los animales (¡un detalle muy chulo!).

El libro lo ha escrito Jordi Martín, el autor de Reflejo, usando como base de reglas el Sistema Solar, creado por Clinton R. Nixon para su juego La Sombra de Ayer (The Shadow of Yesterday). Me leí la Sombra de Ayer hace años y me gustó mucho el sistema. Es lo que hoy llamaríamos un "hack" de FATE, con mecánicas similares y algunas adaptaciones interesantes. La que más me gustó fue la de obtención de puntos de experiencia: cada jugador decidía una serie de objetivos para su personaje (que podían ser perfectamente encontrar al amor de su vida) y la experiencia que ganara se basaba en cómo fuera logrando dichos objetivos. Cualquiera que conozca FATE entenderá sin problemas las mecánicas de este juego.

En los últimos tiempos estoy apoyando menos mecenazgos y, de hecho, compro menos rol de lo habitual en mí. No es realmente hartazgo o empacho, pero ha llegado un punto en el que mi colección de juegos de rol (que ya supera los 400 libros) está más que completa y ya tengo un poco de todo, tanto de reglas como de temática (al menos, de lo que me interesa; no tengo muchos juegos de horror, por ejemplo). Aún así, en los últimos meses me he apuntado al mecenazgo de Coriolis y he comprado cosas como Far West o Mutant Year Zero, que me han parecido juegos que aportaban o unas reglas o una ambientación originales. Y también sigo pillando los libros de El Anillo Único cuando salen (el precio ayuda) y cositas de la OSR como ACKs, Aventuras en la Marca del Este o Clásicos del Mazmorreo.

Sin embargo, para justificar ahora la compra de un juego nuevo, sobre todo si pertenece a una línea de juego que no tengo, éste tiene que ofrecerme realmente algo especial. En el caso de Orn lo que más me llama la atención es el apartado gráfico: creo que el libro va a quedar realmente bonito. El precio no es nada excesivo (30 euros por el físico y el PDF), el sistema lo conozco, el mundo parece interesante y el autor de las reglas es alguien que ya ha escrito un juego antes y al que se le supone por tanto una cierta experiencia. Creo que voy a ser uno de esos que se apunta al mecenazgo a última hora ;).

Saludetes,
Carlos

16 mayo 2018

Leyendo Playing at the World

Llevo un tiempo leyendo Playing at the World, un ensayo escrito por Jon Peterson en 2012. Es un libro enorme (¡más de 700 páginas en físico!) que trata sobre las circunstancias que llevaron a la creación de Dungeons & Dragons. El libro está dividido en cinco capítulos: el primero repasa las vidas de Gygax y Arneson hasta 1974 (fecha de la publicación de D&D) y el último trata sobre los primeros años de la empresa fundada por Gygax y Kaye (TSR) que publicó el juego. Entre medias, hay una extensa investigación sobre los orígenes de la fantasía medieval, los wargames y todo el resto de influencias del juego.

Como ya he dicho antes en las redes sociales estoy disfrutando como un gorrino en una charca de barro: hace tiempo me puse a estudiar los primeros años del hobby y llegué a escribir una malograda historia de los juegos de rol que, oye, al menos llegó casi a 1980 (ver Historia de los juegos de rol). Vamos, que el tema me interesa. Y este libro expande y profundiza nuestro conocimiento de esos primeros años del hobby de forma increíble. La mayor parte de la información la ha sacado el autor analizando los fanzines y revistas de la época (The Wargamer Digest, The General, etc.), con lo que muchas fechas y cifras que anteriormente se habían obtenido de entrevistas con los involucrados, y que en muchos casos se hicieron décadas después de los hechos, se han podido datar con mucha más precisión.

Creo que lo que más me está gustando es cómo el libro te va presentando la creación de D&D como algo que no surgió de la nada, sino que fue el resultado de muchas corrientes (los wargames, los juegos de miniaturas, la fantasía medieval, etc.) que estaban en auge a principios de los 70 pero que, en muchos casos, tenían un siglo de antigüedad. Así, te hablan de Poe, Burroughs (Tarzán, John Carter) y Dunsany como precursores de la fantasía en el siglo XIX, de la época de las revistas pulp (Lovecrat, Ashton Smith, Howard), del nacimiento de la editorial Avalon Hill y sus wargames en los 50, de los juegos de miniaturas (del Kriegspiel prusiano a las figuras de las guerras napoleónicas o de la Guerra de Secesión)... y de cómo a finales de los 60 y principios de los 70 tanto Gygax como Arneson formaban parte de este mundillo. En el caso sobre todo de Gygax, una parte importante e influyente dentro del fandom de los wargames. Ni D&D ni sus autores aparecieron de la nada.

El libro no es para todo el mundo, porque no es una novela, sino un ensayo escrito con seriedad académica: contiene innumerables notas a pie de página, fechas a tutiplén y una extensísima bibliografía. Pero aunque la lectura se hace densa en ocasiones, a mí no se me hace pesada. Probablemente porque el tema me gusta mucho xD, pero también porque Peterson logra transmitirte su entusiasmo por esos tiempos y la importancia que, para él, tiene la creación de los juegos de rol dentro del mundo de los juegos.

Voy leyendo cuando tengo tiempo, lo que quiere decir básicamente por la noche, cuando me voy a dormir. Así que más de una vez me he quedado frito con el libro en la cama. Así pues, es probable que aún tarde unos cuantos meses en terminar de leerlo, pero cuando lo haga, escribiré una reseña más extensa ;).

Saludetes,
Carlos